La Diputación Provincial de Huesca da un paso más en la internacionalización de los premios Félix de Azara con la propuesta para conceder el que será el XIX Galardón a la Fundación Historia Natural de Argentina por su defensa del patrimonio ambiental, ámbito que incluye su contribución en algunos de los más recientes avances de las ciencias naturales.

De esta entidad sin ánimo de lucro, con sede en Buenos Aires y cuya actividad está repartida por diez provincias, se ha valorado también la parcela de divulgación y producción científica “que es el reflejo del trabajo de más de setenta científicos y naturalistas de campo, algunos referentes nacionales e internacionales en su especialidad”, tal como contempla de forma literal la propuesta aprobada hoy por unanimidad en la Comisión de Desarrollo Territorial y Medio Natural y que ha de ser ratificada por el Pleno de la Diputación.

 

Para la Diputación recoge el espíritu aventurero, inquieto y constante del naturalista altoaragonés e igual que hiciera Félix de Azara en los años que pasó en la América meridional, esta fundación “facilita la comunicación entre la comunidad universitaria, el ámbito académico, expertos en la lucha por el medio ambiente y el desarrollo sostenible y el público en general”.

 

La Fundación de Historia Natural Félix de Azara se gestó en el año 2000 para trabajar en el desarrollo de las distintas especialidades de las ciencias naturales en Latinoamérica. Como ya su propio nombre indica, rinde homenaje a Félix de Azara y centra su actividad en varias líneas: la investigación y la conservación de especies en peligro de extinción; la producción científica; el patrimonio natural y las colecciones y, por último, las publicaciones. En cada uno de estos campos, la Fundación es un referente, en Argentina y en países limítrofes como Paraguay, Uruguay, Bolivia o Chile.

 

El incorporar a la nómina de galardonados a la Fundación de Historia Natural es para ellos un reconocimiento a su labor desde Huesca y España y para la Diputación y los Premios un acicate al ser una institución que va a potenciar la difusión de la figura de Félix de Azara, a quien se le considera uno de los precursores de los naturalistas sudamericanos del siglo XVIII y el primer geógrafo de la región. A la vez que se suma a otros pasos dados ya en Brasil a través del hermanamiento con la ciudad de Sâo Gabriel y Paraguay, a través de la embajada de España en ese país, la Universidad de Asunción y el Ministerio de Cultura en Paraguay.

 

Han pasado cerca de dos décadas desde que la Diputación de Huesca reconoció con el primer Galardón Félix de Azara el esfuerzo realizado por Santiago Pena, el último morador de L’Estall, que decidió hacer del medio natural su forma de vida cuando el resto de sus habitantes emigraban fuera de este pequeño pueblo entre las provincias altoaragonesa y de Lérida.

 

Desde aquel momento también han recibido este reconocimiento Santiago Pena, la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, Prames, David Gómez Samitier, Peña Guara, los sindicatos Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores Aragón, la Fundación Ecología y Desarrollo, el Instituto Pirenaico de Ecología, Adelpa, Julio Rafael Contreras, la sociedad Expoagua, José Antonio Adell y Celedonio García, la sociedad Hospital de Benasque, Severino Pallaruelo y Eugenio Monesma, la Asociación de Ganaderos de la Alta Ribagorza, el Geoparque de Sobrarbe, la Fundación Once Aragón y a comienzos de este hizo lo propio el ornitólogo Joaquín López Pardo.

 

Con posterioridad al Galardón se incorporó la convocatoria de premios, becas y ayudas a la edición -la actual se está preparando- destinados a reconocer el trabajo que día a día  desarrollan personas, empresas, asociaciones e instituciones para legar a la sociedad altoaragonesa el inmenso recurso que es el medio ambiente de la provincia.