Ante los cambios que suponen las nuevas legislaciones que afectan a los ayuntamientos, la Diputación Provincial de Huesca ha desarrollado una sesión de trabajo en la que les ha informado de la incidencia de estas reformas en la gestión diaria. 

Han analizado su aplicación centrada en la estabilidad presupuestaria, los cambios normativos que a partir de octubre afectarán a los procedimientos tramitados por las entidades locales y el uso de herramientas tecnológicas de cara a cumplir las obligaciones impuestas por la legislación en materia de administración electrónica y transparencia. Más de 150 personas, entre alcaldes, concejales, interventores, tesoreros y otro personal de la administración local, se dieron en el salón de actos de la DPH.

Abrió la jornada el Presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia, quien  reivindicaba la capacidad de rentabilizar el dinero público de la administración local y para ello se ha referido al superávit que tiene en la provincia, con más de 100 millones en las cuentas -en referencia a los remanentes-, mientras el resto de administraciones no cumplen el déficit que se marca. “Esa es la realidad de una provincia, los alcaldes, concejales, secretarios, interventores, están administrando bien los pocos recursos económicos que tenemos”, ha destacado Gracia, mientras lamentaba la “serie de normativas que nos ponen difícil invertir”. , uno de nuestros pilares es la asesoría a todas las entidades locales de la provincia.

En el mapa de endeudamiento español, se ha visto cómo cerca del 80% corresponde a la administración central, el 20% proviene de las comunidades autónomas y solo el 3% del global es el de la administración local, y si se desciende a lo que es la administración local en Aragón supone únicamente el 0,38%.

Buena parte de esta sesión de trabajo se dirigió a actualizar el conocimiento de la información financiera y también de lo que ha supuesto la estabilidad presupuestaria y la regla de gasto desde un punto de vista práctico. La atención también estuvo puesta en el principio de estabilidad presupuestaria y su aplicación en las entidades locales con cuestiones tales como los ajustes en el cálculo de esa estabilidad presupuestaria o la relación entre remanente de tesorería y superávit.

También se ha informado a los ayuntamientos altoaragoneses acerca de las nuevas obligaciones que supone la entrada en vigor de la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público y la Ley del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas. La última supone, a grandes rasgos, la imposición de la administración electrónica a las entidades locales, de ahí que la Diputación haya expuesto las herramientas tecnológicas que tienen a disposición para poder dar cumplimiento a estas novedades legislativas, así como a la Ley de Transparencia. Para estas cuestiones, la Diputación de Huesca utiliza la denominada plataforma Gestiona, que ya ha sido implantada en 169 de los 202 municipios, y de la que hoy también han podido conocer un poco mejor sus posibilidades y funcionalidades.