b_400_300_16777215_00_images_GCivilfallecido.jpg

Este lunes comienza el juicio contra el joven A. Giménez por el atropello mortal del pasado 4 de marzo que costó la vida al Guardia Civil José Antonio Pérez en Barbastro.

En el momento de los hechos el joven era menor de edad y se le imputan siete delitos de diversa índole, homicidio, atentado a agentes de la autoridad con vehículo a motor; conducción temeraria, conducción sin licencia y hasta tres tipos de delito por lesiones. Por todo ello, la Fiscalía pide ocho años de internamiento (lleva en un centro de menores desde entonces) mientras que la acusación particular aumenta ese internamiento hasta los 10 años (el máximo permitido en caso de menores).

Durante el juicio también se debe determinar el grado de implicación de los otros 3 menores que le acompañaban en el momento del trágico suceso que costó la vida al Guardia Civil; a estos se les aplicó su tutela por parte de sus progenitores, sin ninguna medida para ellos por parte de la Fiscalía mientras que la acusación particular solicita que se investigue su participación e implicación en los hechos.

SUCESO

El trágico suceso causó gran conmoción en la ciudad de Barbastro, donde el Guardia Civil residía desde hacía 27 años, y de donde eran los implicados. Hay que recordar que los menores circulaban por las afueras de Barbastro y fueron requeridos en un control de alcohol y drogas. Cuando el guardia fue a entregar al conductor un etilómetro, tiraron de él hacia adentro del coche y aceleraron a gran velocidad arrastrando al agente varios metros y golpeándose éste contra la calzada y falleciendo. El vehículo chocó contra otro coche y los menores se dieron a  la fuga a pie hasta que fueron detenidos.