b_400_300_16777215_00_images_Rojita.jpg

Había empezado con apuros la aventura de la selección española sub-21 en la Eurocopa de categoría. La derrota en el partido inaugural contra Italia (un rotundo 3 a 1) había hecho temblar al plantel entrenado por Luis de la Fuente, que tuvo que motivar a los suyos para cambiar enseguida la música tocada en los primeros noventa minutos.

Después de haber resbalado contra los transalpinos, de hecho, la Rojita se ha acordado del enorme potencial del que dispone y ha sido arrolladora en los dos partidos que han seguido contra Bélgica y contra Polonia. La victoria contundente por 5 a 0 contra los polacos, que ha permitido a España clasificarse primera del grupo A, ha sido un partido en el que hemos podido apreciar la excelente calidad de su juego, sobre todo en el centro del campo.


Con Dani Ceballos y Fabián Ruiz como principales actores del juego de toque del equipo, la Rojita ha logrado imponerse en la medular con la concreción y la contundencia adecuadas para arrollar a sus rivales y afirmarse como una de las principales candidatas a la victoria de Euro2019 según las cuotas de Euro2019. Pero está claro que España tendrá que sudar la gota gorda en el tramo final de esta competición, con las semifinales que empezarán el próximo 27 de junio y verán a los de De la Fuente enfrentarse a Francia, mientras que del otro lado se jugará un Alemania - Rumanía en el que los teutones son los favoritos.

 

El choque entre España y Francia será el más entretenido, ya que los dos equipos son bastante parejos sobre el papel y tienen una serie de cracks que pintan muy bien para el futuro. Sobre todo, la defensa española deberá tener cuidado con Moussa Dembelé, delantero centro galo que ya lleva dos goles hasta el momento y que sabe atacar la profundidad como pocos jugadores de su edad. En el conjunto francés está también Marcus Thuram, hijo del ex defensa de Barcelona y Juventus, que hace de la potencia y de la velocidad su marca de la casa. El choque se preanuncia interesante y todo apunta a que el resultado final se decidirá a través de algún que otro detalle o momento.

La otra eliminatoria, en cambio, ve a Alemania con los favores del pronóstico por una cuestión de plantel y de experiencia. En la selección germana no solamente hay muchos jugadores de talento, sino que también se destaca una organización impecable de juego, sobre todo a nivel táctico. Entre todos los alemanes el más peligroso es sin duda el delantero centro Waldschmidt, autor de cinco goles hasta ahora en la Eurocopa sub-21. A él se aferra Alemania para llegar a la final, el gran partido en el que también España espera estar después de haber mostrado su talento.