b_400_300_16777215_00_images_Moba2019Balance.jpeg

Con la actuación de los alumnos de la Escuela de Música Moderna de Monzón se despedía este domingo la undécima edición del MOBA, el festival de artes de calle de Monzón del que este año han disfrutado más de 5.000 espectadores atraídos por las vistosas propuestas que se han puesto en escena en el anfiteatro Labordeta y la chimenea de la Azucarera.

La alta calidad de las actuaciones circenses ha sido el denominador común de este festival por el que han pasado compañías de la talla de Maduixa, Vaivén Circo, D’Click o 23Arts, entre otras.

El buen tiempo ha acompañado durante todo el fin de semana, lo que resulta fundamental cuando se apuesta por espectáculos concebidos para representarse en la calle. Las acrobacias circenses, en mástil, equilibrios, pelota y un largo etcétera, han sido un buen reclamo para atraer a un público heterogéneo, muy familiar, que ha disfrutado de las tres intensas tardes y noches vividas en el parque de la Azucarera desde el viernes hasta el domingo, especialmente la del sábado, cuando más espectadores se reunieron en este espacio para disfrutar de D’Click, Cía Du’k’to y 23Arts. El programa lo completaban dos actuaciones locales, la de la escuela de educandos de la banda La Lira y la de la Escuela de Música Moderna de Monzón, con la que el MOBA ha bajado el telón.

El concejal de Cultura del Ayuntamiento de Monzón, Adelardo Sanchis, se muestra satisfecho con la respuesta del público, que ha disfrutado “de disciplinas que no se programan en sala durante el resto del año. Después de once ediciones, el MOBA es un festival consolidado que cada año va a más tanto en lo que a la calidad de los espectáculos se refiere como en el número de espectadores que reúne. Uno de sus puntos fuertes es que ofrece puestas en escena muy vistosas, que quitan el aliento, y eso atrae a un tipo de público más joven que no suele acudir a otro tipo de propuestas culturales”.

Sanchis también ha puesto en valor “el acierto que supone incluir dos conciertos de grupos locales, lo que les ofrece visibilidad a la vez que contribuye a implicarles en el festival, una de las propuestas más destacadas de la agenda cultural de primavera”.