Foto de Ángel Huguet
Foto de Ángel Huguet

La basílica de la Sagrada Familia acogía este fin de semana la ceremonia de beatificación de 109 mártires claretianos entre los que figuraban un foncense y un alcoleano.

Se trata del foncense Fernando Castán Meseguer (1 de abril de 1915) y del alcoleano José Arner Margalef (3 de septiembre de 1892), quienes fueron beatificados tras un proceso iniciado en 1948. La ceremonia fue presidida por el cardenal Ángelo Amato, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, y asistieron 3.000 personas. El cardenal Juan José Omella y Mathew Vattamattan, superior general de los claretianos, fueron los celebrantes principales de la ceremonia en la que participaron el nuncio Renzo Fratini y treinta obispos de todo el mundo, entre ellos Ángel Pérez, de la Diócesis de Barbastro-Monzón de donde eran naturales tres de los nuevos beatos.

Entre los asistentes figuraban también 300 sacerdotes, entre ellos Antonio Mozás, párroco de Fonz, localidad natal de Fernando Castán.

El proceso de beatificación comenzó hace siete décadas e incluye sacerdotes, hermanos y estudiantes profesos a quienes fusilaron durante la Guerra Civil, entre 1936 y 1937 cuando la provincia claretiana de Cataluña incluía Aragón y Valencia. El papa Francisco aprobó el decreto de beatificación el 22 de diciembre de 2016 tras culminar la historia individual de los 109 claretianos y las causas concretas de sus asesinatos.