b_400_300_16777215_00_images_TEMPLAR_19.JPG

Escasos minutos después de las 11 de la mañana, los 1.650 corredores de la Templar Race, se concentraban a lo largo de la calle Juan de Lanuza para salir, en primer lugar, los corredores de la prueba de 15 km, seguidos por los corredores que competían en familia, y donde abundaban los niños, y finalmente, ataviados con camisetas negras, los participantes de la carrera de 7 km. El objetivo de todos ellos, correr, sortear obstáculos y conseguir llegar a la meta, en la Fuente del Saso.

En la categoría familiar, Eliseo Martín tirado de su hijo Adrián eran los primeros en cruzar la meta, mientras que Alegría Vargas y Jorge Salas eran los vencedores de la prueba corta. En los 15 km, Omar Sancho y Nuria Sierra han sido los vencedores.

A su llegada a la meta, el comentario más oído tanto por parte de corredores, como de público hacía referencia al calor que ha sido un obstáculo más que han tenido que sortear los participantes, además de los depósitos de agua, las pacas de paja, los neumáticos, cruzar el río, subir la ladera, traspasar estructuras metálicas, deslizarse por tubos, reptar bajo telas y sobre barro…

Como en todas las ediciones que lleva Monzón celebrando esta carrera la ciudad se llena tanto de corredores como de público animando a los osados participantes de esta prueba, que están acompañados tanto en la salida, como en la meta. Además, en la salida, cuentan con la arenga de un caballero templario a lomos de un caballo que es quien da la orden de salida a los deportistas templarios.

Cabe recordar que esta prueba está considerada por la revista Runedia como la mejor carrera de obstáculos de España.