b_400_300_16777215_00_images_BiomasaUbicacion.jpg

Ecologistas en Acción ha anunciado que interpone recurso de alzada contra la propuesta de Red de Calidad del Aire presentada por Solmasol para la Incineradora de Biomasa de Monzón.

La propuesta de instalación de una estación de medición de la calidad del aire, a 15 km de la población, en dirección contraria de los vientos dominantes no garantizaría la salud de las poblaciones expuestas a la contaminación que produciría la Incineradora de biomasa.

A principios de diciembre la D.G. de Sostenibilidad notificó a Ecologistas en Acción  resolución de su Directora General por la que aprobaba  la propuesta de red de calidad del aire presentada por Solmasol I (filial de FORESTALIA)  en cumplimiento del condicionado que le impuso el INAGA  en la autorización ambiental integrada para instalar la incineradora de Biomasa de Monzón.

Pese a que durante el verano de 2018 Forestalia informó  que "posponía sine díe"  su proyecto de central térmica de producción de electricidad mediante biomasa  en Monzón, a la espera de una futura subasta de MW. de biomasa, la promotora ha continuado con la tramitación de la misma.

Así en la resolución de la autorización ambiental  para la central térmica de biomasa de Monzón, que emitió el INAGA en febrero de 2017,  se le daba un plazo  de tres meses al promotor, para presentar una propuesta de Red de calidad del aire, propuesta  que presentó en junio de 2018 (más de un año después de la fecha del requerimiento) y que tuvo que subsanar a requerimiento de la DG de Sostenibilidad.

La propuesta de calidad del aire que ahora se recurre ha sido realizada por el CIRCE y  programa instalar una estación de medición de los contaminantes benzopirenos y PMs a 15 km de distancia de la población de Monzón, en dirección sur oeste, cuando los vientos dominantes  vienen del noroeste (cierzo), como puso de manifiesto el estudio de dispersión de contaminantes presentado por el promotor, contraviniendo la legislación vigente  (RD 102/2011 relativo a la mejora de la calidad del aire) que  promulga que este tipo de instalaciones se sitúen en zona poblada y "a sotavento de la fuente teniendo en cuenta la dirección del viento dominante", motivo por el que de construirse la central térmica de Biomasa e instalarse la estación de medición en la zona propuesta no se sabrían los niveles de inmisión en Monzón, que en épocas de inversión térmica (nieblas, anticiclones) acumularían todas las emisiones contaminantes  encima de la población, como ocurre en las grandes ciudades por motivo del tráfico, poniendo en  riesgo la salud de los habitantes de la misma.

Por otro lado Ecologistas en  Acción considera que solo se han tenido en cuenta dos contaminantes cuando la evaluación de impacto ambiental puso de manifiesto la emisión de importantes cantidades de óxidos de nitrógeno y que las grandes instalaciones de combustión también emiten compuestos orgánicos volátiles que son precursores principales de la contaminación por ozono.

Por estos motivos Ecologistas en Acción ha presentado un recurso de alzada contra la resolución de la Dirección General de Sostenibilidad en el que solicita se declare la nulidad de la misma.

Esta organización concluye recordando que siguen los procesos judiciales por los recursos contencioso-administrativos interpuestos por Ecologistas en Acción contra  diversas resoluciones tanto del ayuntamiento de Monzón como del INAGA, fundamentalmente contra la autorización de instalar la Incineradora de biomasa a 600 m. del casco urbano de Monzón.