b_400_300_16777215_00_images_ASESINATO_MUJER_18.jpg

Esta mañana, alrededor a las 13.00 horas, una vecina de Monzón, conocida como Daba, de 42 años y de origen senegalés, moría por las heridas que su expareja, también procedente de Senegal y de 48 años, le ha propinado con un arma blanca.

Los hechos se han producido en el domicilio de la víctima, en el tercer piso del número 21 de la calle Juan de Lanuza y delante de los dos hijos menores de la pareja, en concreto una niña de 8 años y su hermano de 4. Los niños se encuentran en estos momentos con su familia materna, en la localidad de Binéfar.

Según cuentan personas cercadas a la fallecida habría sido la niña quien ha dado la voz de alarma gritando, “mi padre ha matado a mi madre”.

El presunto asesino se encuentra detenido en las dependencias de la Guardia Cívil de Monzón.

Hasta el lugar de los hechos han llegado varios miembros de la policía municipal, así como agentes de la guardia civil, de diferentes especialidades, como judicial, científica y la jueza de guardia del Juzgado de Monzón, quien alrededor de las 17.30 h decretaba el levantamiento del cadáver.

El hombre que vivía actualmente en Binéfar tuvo una orden de alejamiento a consecuencia de las denuncias que la ahora fallecida había presentado por violencia de género en 2013. Esta orden de alejamiento dejó de estar vigente en el mes de mayo.

Algunos conocidos aseguraban a los medios congregados en las puertas del domicilio, que habían sido varias las rupturas y reconciliaciones de la pareja a lo largo de su relación.

El alcalde de Monzón, Álvaro Burrell, ha convocado una junta de portavoces en la que se han determinado 3 días de luto en la ciudad, durante los que las banderas ondearán a media asta y cualquier acto público comenzará con un minuto de silencio, además de la firme condena y rechazo de este asesinato.
Los concejales presentes se mostraban muy afectados, y Burrell aseguraba ante los medios de comunicación que se trataba de una mujer luchadora, que llevaba 10 años viviendo en Monzón y que actualmente trabajaba para el ayuntamiento en una de las brigadas forestales.

Alrededor de un centenar de personas se han acercado esta tarde hasta la puerta del domicilio donde se han vivido escenas de dolor por parte de amigos y familiares de la víctima que han permanecido en el lugar hasta que se ha procedido al traslado del cadáver.

Por lo que esta redacción ha podido saber, la víctima había trabajado también en Binaced en la campaña de la fruta y destacaban su esfuerzo constante por sacar adelante a sus hijos.

La ciudad ha respondido masivamente de manera solidaria, acudiendo y manteniendo un respetuoso silencio,  en la concentración que ha tenido lugar a las 19.00 horas en la plaza Mayor de Monzón, como repulsa de los hechos acontecidos en esta nefasta mañana y en la que han estado presentes, la subdelegada del gobierno en la provincia de Huesca, Isabel Blasco, quien insistía en que todas las mujeres que se sientan amenzadas no duden en marcar el 016 para pedir ayuda, el alcalde, Álvaro Burrell y los concejales del ayuntamiento.