b_400_300_16777215_00_images_BENEDETE.jpg

Esta mañana conocíamos a través del Boletín Oficial de la Provincia que se ja iniciado el expediente para declarar el yacimiento arqueológico “El Molino de los Benedetes” de Monzón, como Bien de Interés Cultural, en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Zona Arqueológica.

El Gobierno de Aragón considera una fórmula de protección de zona arqueológica  que se adapta a los valores culturales del yacimiento “El Molino de los Benedetes”, situado entre la Avda. Cortes de Aragón y la plaza Europa.

El molino se encuentra en buen estado de conservación en lo que corresponde a la planta inferior del molino harinero medieval de los Bendetes, y se establecerá un entorno de protección que coincide con el entorno urbanizado en el que se encuentra el hallazgo.

Según el procedimiento, a partir de ahora, es al Director General responsable de Patrimonio Cultural al que le corresponde iniciar el expediente de declaración como Bien de Interés Cultual en la categoría de Conjunto de Interés Cultural, Zona Arqueológica del molino.. Este trámite se hade resolver en un plazo máximo de 18 meses.

Al iniciarse este expediente se aplica el régimen de protección establecido para este tipo de bienes, así como la suspensión de las licencias municipales relativas a cualquier tipo de obra o actividades en la zona afectada.

Desde mañana, se abre un periodo de información pública de un mes, durante el que cualquier persona física o jurídica pueda examinar este expediente, en las oficinas de la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón. Durante este mes, además, cualquier ciudadano pude presentar tantas alegaciones como considere.

El descubrimiento de los restos del Molino de los Benedetes fue en 2008, a pesar de que ya existían indicios históricos sobre su existencia, cuando se realizó una excavación arqueológica que afectó al solar en el qie se iba a construir, por aquel entonces, un nuevo edificio.

Los resto de este molino harinero ocupaban gran parte del solar donde se iba a construir, por lo que teniendo en cuenta el interés de estos restos y su buen estado de conservación, la Dirección General de Cultura y Patrimonio del Gobierno de Aragón ordenó que se conservaran los restos encontrados, y que se integraran bajo la nueva construcción.

La empresa constructora protegió el molino en un sótano habilitado bajo una losa armada pilotada, sobre la que están construidas las viviendas.
El ayuntamiento ha adquirido, posteriormente, los bajos de este edificio, por lo que, ahora, es el titular de los restos arqueológicos.

Los restos corresponden a un molino harinero que se sitúa entre los siglos XIII-XIV y mediados del siglo XVII, fecha en la que fue abandonado y destruido.

El interés de estos restos es que, a pesar de que las plantas superiores, que eran los almacenes y la vivienda están arrasadas, se conserva en bastante buen estado la planta inferior, lo que permite documentar los componentes principales de un molino harinero medieval.

Es muy difícil encontrar este tipo de estructuras en Aragón.

Lo que se conserva del Molino de los Benedetes corresponde al espacio destinado a la molienda y a su almacenaje, así como al circuito relacionado con el paso del agua y su desagüe, junto a la base de las cárcavas donde se colocaban los rodeznos que hacían girar las muelas.