b_400_300_16777215_00_images_SEPRONA-VERTIDO.jpg

La sección del Seprona de la Guardia Civil de Huesca le han imputado a una empresa de la Comarca del Cinca Medio, un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente. El motivo, un vertido no autorizado de residuos contaminantes o peligrosos.

La operación RESIDUOS tiene como objetivo la detección y control de actividades ilícitas relacionadas con el vertido de residuos en el medio natural. Para llevar a cabo esta investigación se han recogido muestras sólidas y líquidas para su análisis, así como restos de animales por si su muerte hubiera sido motivada por el vertido ilegal.

Fue el pasado 26 de enero,e cuando la patrulla del Seprona de la Guardia Civil de Monzón, realizaba un servicio preventivo de control de vertidos. En ese momento localizaron en un cauce cercano a una empresa de biodiesel residuos sólidos y líquidos, a la vez que aseguraron que no se trataba de un vertido no autorizado.

El Seprona ha podido averiguar que el vertido se sucedía de manera reiterada, así que se tomaron muestras del terreno y de animales fallecidos en avanzado estado de descomposición y que habían sido hallados próximos al lugar.

También se localizaron, en la misma actuación, más de un centenar de árboles, matorrales y diferentes plantas muertas, todas ellas en el cauce donde se había realizado en vertido.

Todas las muestras recogidas fueron enviadas al Instituto Nacional de Toxicología de Barcelona, a la Confederación Hidrográfica el Ebro y al Centro de Recuperación de Aves de Zaragoza. De este modo, se determinará si animales y plantas murieron a causa del vertido ilegal.

El investigado en esta operación es un varón de 66 años, vecino de Reus, y las diligencias fueron entregadas en el Decanato de los Juzgados de Monzón.