b_400_300_16777215_00_images_MANI_MZN_BINA.JPG

La plaza Mayor de Monzón se ha abarrotado esta tarde a las 20.00 para dejar clara la postura unánime de la población montisonense. La más absoluta repulsa ante la agresión sexual sucedida la madrugada del sábado al domingo, en plenas fiestas de Santa Ana, en la vecina localidad de Binaced.

El acto, que ha contado con gran presencia de gente joven, así como con el alcalde de Monzón, Álvaro Burrell y el de Binaced, Juan Latre, y concejales de ambos ayuntamientos,  ha servido para mostrar el apoyo y el respaldo total a la menor de edad con frases como “Pequeña, no estás sola”, “Si se lo hacen a una, nos lo hacen a todas” o “agresiones como ésta, no se pueden tolerar”.

Al inicio, el Colectivo Feminista por la Igualdad del Cinca Medio ha puesto voz al pensamiento de muchas personas a través de la lectura de un manifiesto en el que se dejaba claro que no existe ninguna excusa para atentar contra otra persona.

“Ciudadanas y ciudadanos, queremos mostrar nuestra más absoluta repulsa a la agresión denunciada el pasado sábado en Binaced y nuestro apoyo incondicional a la víctima.
Agresiones como esta no se deben tolerar, ningún ambiente por festivo que sea es excusa para atentar de ninguna manera contra otra persona, ni el alcohol, ni las drogas, ni ninguna actitud que no implique un consentimiento explícito deben ser tenidos en cuenta al condenar un acto de semejante gravedad.
Es por eso que rechazamos y condenamos abiertamente tal repulsivo hecho.
Esta chica, que es nuestra vecina, nuestra amiga, nuestra compañera, nuestra familiar, no lo buscó. No consintió. Sólo quiso ser libre, sólo quiso pasárselo bien y fue atacada, fue agredida, fue violada, y tan brutal ataque no se puede consentir, no se debe consentir. Es por eso que queremos que nos acompañéis en este grito para que sea uno sólo. Para que entre todos gritemos que ¡basta ya de violaciones!, ¡basta ya de agresiones!

A las instituciones, y a la sociedad queremos decirle que ¡basta ya!, de preguntar cómo iba ella, basta ya, de preguntar por su ropa, su actitud, por la cantidad de alcohol en la sangre. Todas las cosas no pueden servir como atenuante, no pueden ser tratadas como invitación a nada, no pueden ser excusas de nada.

Basta ya de preguntar si él había bebido, y usarlo también como excusa de que no sabía lo que hacía, basta ya de proteger al agresor, protejamos a la víctima. Ella es la única que no es culpable. Exigimos una justicia que de ejemplo para que violar no sea tan fácil, para que violar no sea tan barato.
Exigimos seguridad para nuestras compañeras, nuestras hijas, nuestras hermanas. Exigimos poder ser libres y sentirnos seguras.

Desde aquí, queremos decir que “Sólo si es si”, lo demás es violación.”

Tras la lectura del manifiesto, las organizadoras de la concentración ofrecían a quien quisiera, la oportunidad de poder compartir lo que  pensaban o lo que sentían tras los lamentables acontecimientos acaecidos en la localidad vecina.

Ha sido especialmente emotivo el mensaje de un grupo de chicas que también estaban en Binaced esa noche, y que, entre lágrimas aseguraban que habían oído hablar muchas veces de las violaciones, pero nunca la habían vivido como esta vez, tan cerca.

El acto ha finalizado con una larga ovación en forma de aplauso de apoyo a la joven víctima.