b_400_300_16777215_00_images_SanMateoinicio.jpg

El Partido Aragonés ha mostrado su preocupación por la según su comunicado, “incertidumbre”, sobre las próximas fiestas patronales de la ciudad, y del mismo modo lamentan, que en los consejos sectoriales no existe la participación de debería, sino que simplemente, se les pide la opinión.

En lo que se refiere a las fiestas, el PAR asegura que su recelo viene motivado por el cambio en el modelo de fiestas que el ayuntamiento está realizando en los últimos años, que está consiguiendo que muchos vecinos se vayan de vacaciones en lugar de quedarse a disfrutar de San Mateo, con el consiguiente perjuicio para la economía, sobre todo, para la hostelería, que es el sector que más se beneficia en esas fechas.

Los paristas recuerdan que desde comienzos de esta legislatura desapareció el Patronato Municipal de Festejos, que albergaba a representantes políticos municipales y de las diferentes entidades de la sociedad local. En concreto, recuerdan, hasta la última legislatura, con Vilarrubí al frente, en el patronato se contaba con la participación de casi 40 personas de asociaciones y colectivos locales. Actualmente el consejo existente es simplemente consultivo, y la contribución de todos era la fórmula para conseguir el éxito en el modelo de fiestas anterior, que uno de los “secretos” era que llegaba a todos los públicos. Había rock en la plaza Mayor y en la plaza San Juan, bailes de madrugada, conciertos en la Avda. Lérida, orquestas en el auditorio, fiestas en la Azucarera para los más mayores, y las tradicionales actuaciones en el paseo de las sorpresas para los niños.

El PAR, en su comunicado, se queja de que en el pasado pleno ya se fijaron las fechas de las fiestas de San Mateo 2019, pero todavía se desconoce cuál será el concierto principal de este 2018, entre otras cosas. Y mientras, las localidades vecinas ya han cerrado sus programas, e incluso ya están vendiendo las entradas para sus conciertos de fiestas.

El partido aragonés en Monzón recuerda que la partida presupuestaria para el área de festejos ha aumentado, con un aumento incluido del remanente de tesorería, algo que según los paristas fue criticado por los partidos que estaban en la oposición y que ahora gobiernan.