b_400_300_16777215_00_images_RAYO1.jpg

    Agentes de la Policía Nacional han desmantelado dos laboratorios de producción de speed en Cataluña y Aragón y han intervenido 33 kilos de sulfato de        anfetamina, casi 700 gramos de cocaína y diferentes productos químicos precursores.

Tres personas han sido detenidas en la operación, siendo una de ellas el “cocinero”, propietario de una empresa de productos químicos que era utilizada para disimular la compra de los productos químicos necesarios para la elaboración de la droga.

Durante el registro, los agentes encontraron la receta para elaborar la droga intervenida y los pasos necesarios para conseguir hacer metanfetamina.

Según han deducido los agentes de la investigación, el grupo de narcotraficantes tenía la intención de producir unos 40 kilogramos semanales de sustancias químicas ilegales.

La investigación comenzó en febrero, que fue cuando se tuvo conocimiento de que una persona residente de Lérida se estaba dedicando a comercializar y fabricar sustancias psicotrópicas, en concreto sulfato de anfetamina o speed. Con las primeras pesquisas se averiguó que este hombre era un activo miembro de un grupo criminal asentado en Cataluña y que figuraba dado de alta en la seguridad social en una empresa ubicada en Lleida.

Los investigadores se percataron que el objeto social de dicha empresa -comercio de productos de droguería, limpieza y químicos- no coincidía con su dedicación aparente –alquiler de maquinaria para limpiezas y pulido de edificios-. De esta forma, el grupo investigado utilizaba la empresa de limpieza como “pantalla” para que no llamase la atención la compra de los productos químicos necesarios para la elaboración y adulteración de la droga, actividad que se realizaba en dos naves situadas en Torrefarrera (Lleida) y en Monzón (Huesca)  

Avanzada la investigación, los agentes averiguaron que el dueño de la sociedad contaba con conocimientos químicos y era quién hacía las veces de “cocinero”, encargándose de llevar a cabo las distintas fases de la elaboración para obtener speed. Así mismo, constataron que los investigados se dedicaban a la venta de cocaína, speed y productos de corte para sustancias ilegales. Después de profundizar en la investigación dieron con un tercer componente, también trabajador de la citada compañía, que tenía como misión ayudar al blanqueo de capitales mediante “pitufeo”, hacer de transportista para aquellos pedidos de estupefaciente destinados a otras provincias e incluso participar en el cultivo de plantas de marihuana para su posterior venta.

La operación ha culminado con la detención de los tres investigados y la desarticulación de dos laboratorios de fabricación de diferentes sustancias estupefacientes. En los registros se realizado una aprehensión de un total de más de 33 kilos de speed, casi 700 gramos de cocaína y 98 gramos de marihuana. Además se ha intervenido un vehículo de alta gama, todo el material necesario para la elaboración de la droga –básculas, ventiladores, bombonas de butano, fogones…-, 95 recipientes de diferentes tamaños con sustancias pulverulentas o líquidas, dos cuadernos manuscritos con los métodos de preparación del sulfato de anfetamina y de metanfetamina y 2.350 euros en efectivo.