Simulación de cómo sería la planta de Monzón (Ecologistas en Acción)
Simulación de cómo sería la planta de Monzón (Ecologistas en Acción)

Desde esta organización señalan que debería estudiarse el informe de Sanidad de Canarias que sirvió, con una fundamentación trabajada y clara, para denegar una Incineradora de características parecidas. Por ello insisten en presentar alegaciones en el trámite de audiencia.

Argumentan desde Ecologistas que “Tras consultar el expediente completo nos ha sorprendido que tanto Forestalia, como el Departamento de Sostenibilidad y Ecologistas en Acción coinciden en que la revisión de oficio no se ajusta a la legalidad, hecho que a nosotros nos confirma la falta de rigor y "los agujeros" en la tramitación del expediente inicial y el intento de “arreglar la chapuza” mediante una revisión de oficio”.

La organización continúa sus argumentos al señalar que han vuelto a comprobar “que pese a que se vuelto a tramitar parte fundamental de la documentación, al presentarse un nuevo estudio de dispersión de contaminantes, este sigue sin demostrar la falta de afecciones a los vecinos por la instalación de la planta pues , no se han añadido los focos contaminantes existentes, los datos de vientos no están estandarizados ni se han realizado mediciones de benzopirenos, uno de los contaminantes más peligrosos de la quema de biomasa, pues es un conocido carcinógeno”.

Ecologistas concluye con una fuerte crítica al escrito lanzado a petición del INAGA por el Director General de Sanidad “en el que dice, sin fundamentarlo de ninguna forma, que si las emisiones de la Incineradora cumplen los valores límite y objetivo que marca la ley "consideramos que la salud humana no se verá afectada". También dice que el promotor establecerá los controles oportunos y que el departamento de medio ambiente ejercerá vigilancia. Olvida el Director General de Salud, cuyo cometido debiera ser la defensa de la Salud Pública, que la Organización Mundial de la Salud, establece límites muy inferiores a los de la legislación que son, avalados por estudios científicos, los que garantizan la salud de la ciudadanía.”