b_400_300_16777215_00_images_ALMUNIA_HOMENAJE_GUARDIACIVIL.jpg

La mañana de este lunes se convertía en una mañana diferente en Almunia de San Juan, donde sus vecinos han salido a la calle para recibir al actual director general de la Guardia Civil, Félix Azón quien naciera en la localidad mediocinqueña en 1955.

Azón, emocionado, ha contado que sus padres vivían en Almunia de San Juan porque su padre era guardia civil, de hecho, él nació en el mismo sitio donde ha firmado en el libro de oro de Almunia de San Juan, en el que hoy es el ayuntamiento, pero que hasta 1970 fue el cuartel de la benemérita. Entre risas comentaba que tenía que haber nacido en Santaliestra, pero como eran las fiestas de Almunia, su madre no se las quiso perder y aquí llegó al mundo el Director General de la Guardia Civil.

Azón ha estado acompañado, además de por el alcalde José Ángel Solans, por algunos de los concejales del consistorio, el presidente de la Diputación Provincial, Miguel Gracia, el senador Gonzalo Palacín, los concejales socialistas del ayuntamiento de Monzón, Álvaro Burrell y Adelardo Sanchís, el Teniente Coronel de la Guardia Civil de Huesca, y el jefe del destacamento de Barbastro, así como su esposa, que sonreía al escuchar al director general contar recuerdos de su infancia.

Haciendo uso de su memoria, Azón recordaba de su infancia, hasta los 5 años que vivió en Almunia de San Juan, donde estaba el campo de fútbol, recordaba la iglesia, y las escuelas, a donde iban a por “la leche y el queso de los americanos”.

De su puesto actual destacaba la labor de los más de 76.000 agentes de la Guardia Civil que hay en España, que están dispuestos a dar su vida por otra persona, y los definía como ese hermano mayor que nunca ves, pero que está siempre que le necesitas.

En el homenaje, además de firmar en el Libro de Oro del municipio, ha habido un intercambio de regalos. Solans por su parte le ha regalado dos libros sobre la localidad y una maqueta del Sifón de Sosa, y a título personal le ha hecho entrega de un libro que él mismo se encontró durante las obras de la Ermita de la Piedad. Se trata de un ejemplar fechado en 1926 y que lleva por título “Manual de la Guardia Civil”. La máxima autoridad de la Guardia Civil en nuestro país le ha entregado duplicados de documentos que constan en los archivos de la benemérita y que hacen referencia al paso del cuerpo por Almunia de San Juan, así como una figura de un agente abanderado, con una placa conmemorativa del día de hoy.