Lambán ha estado en Barbastro
Lambán ha estado en Barbastro

El Presidente de Aragón, Javier Lambán, ha manifestado en Barbastro que solicitará al Ministerio de Asuntos Exteriores que reclame a la Iglesia el cumplimiento de las sentencias. También ha apuntado que el Papa, al que solicitará una reunión,  tiene "argumentos penales para obligar a cumplir las sentencias".

Después de mantener una reunión con el obispo de Barbastro-Monzón, Ángel Pérez, para abordar el conflicto de los bienes, el presidente ha anunciado que exigirá al Gobierno central que ponga en valor el acuerdo entre dos Estados, "sea garante del Concordato y haga cumplir las sentencias". "Este acuerdo da certeza, estabilidad  y seguridad en las relaciones entre Estados", ha recalcado.

Esta nueva vía de acción, que ha sido consensuada con el obispo de Barbastro, forma parte de la hoja de ruta que se ha marcado el Gobierno de Aragón para tratar de resolver el conflicto de los bienes, "unas piezas fraudulentamente depositadas en Lérida". La primera fue reunirse con los expresidentes de Aragón.

En cualquier caso, el presidente del Gobierno de Aragón ha dejado claro que el Ejecutivo "no dará ningún paso sin concertarlo con la legítima propietaria de los bienes, que es la Diócesis de Barbastro-Monzón".

Respecto a la posibilidad de pedir la cesión de los derechos al obispado e interponer contenciosos, Lambán ha explicado que este  "tiene razones suficientes para desechar estas vías".

Ha recordado que mientras el obispo de Barbastro-Monzón es "obediente al Papa", el de Lérida "no es obediente al Papa, es obediente a la Generalitat, lo que dificulta el problema".

Ha insistido en que para su gobierno es "prioritario" mantener una relación "fluida y cordial" con Cataluña y que este conflicto es con la Generalitat y con el obispado de Lérida y no con los catalanes.

Por su parte, el obispo Ángel Pérez ha asegurado que si tuviera que ir a ver al Papa, "iría de la mano de este gobierno".

No obstante, ha recordado que el Papa ha dado "sentencia a través de los mecanismos ordinarios que tiene, que son la Signatura Apostólica". Respecto a la posibilidad de ceder los derechos, el obispo ha preguntado "qué sentido tiene volver a plantear un litigio que nosotros ya tenemos resuelto".